CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE MANTELES RESINADOS Y 100% LINO

 

Sois muchos los que nos preguntáis como cuidar nuestros productos para que se mantengan en perfecto estado durante mayor tiempo. Lee atentamente estos tips sobre el lavado, mantenimiento y planchado de los manteles resinados antimanchas, lisos antimanchas y 100% lino.

MANTELES RESINADOS ANTIMANCHAS

 Lavado a máquina:

  • Se recomienda un lavado en agua fría o a una temperatura máxima de 30 grados y centrifugado corto (importante para que el resinado no se quede muy arrugado).

Mantenimiento de la prenda:

  • Con una bayeta húmeda sería suficiente para el día a día.
  • Para manchas de tomate, café o fruta: Si ves que con la bayeta húmeda no ha sido suficiente y la mancha persiste, podemos frotar con la parte blanda de un estropajo para que quede perfecto.
  • Para manchas de grasa (aceite) es recomendable limpiar con un papel absorbente y después limpiar con la bayeta húmeda. 
  • Si algún resto de comida queda “pegado” al mantel lo mejor es utilizar una espátula o un elemento que pueda despegarlo sin dañarlo. Después con limpiarlo con una bayeta húmeda será suficiente.

Planchado:

  • Es recomendable, en caso de ser necesario el planchado, realizarlo por la parte trasera máximo 150º para evitar estropear la capa resinada del propio mantel.

MANTELES LISOS

Lavado a máquina:

  • Se recomienda un lavado en agua fría o máximo a 30 grados.

Mantenimiento de la prenda:

  • Se limpia rápidamente con una bayeta húmeda.
  • Se debe tener en cuenta que este mantel sólo contiene un acabado hidrófugo sin resinar, por lo cual repele los líquidos pero manchas de alimentos o bebidas cómo café, vino, tomate… si no son limpiadas rápidamente pueden penetrar en la prenda.

 Planchado:

  • Es recomendable, en caso de ser necesario el planchado, realizarlo por la parte trasera máximo 150º para evitar estropear la capa hidrófuga del propio mantel.

 MANTELES 100% LINO

Lavado a máquina:

  • Se recomienda un lavado a una temperatura máxima de 30 grados en un programa corto sin centrifugado.
  • Es recomendable lavar siempre con un jabón puro o un detergente suave. Asegúrate de poner siempre una cantidad de agua suficiente (ya sea a mano o a máquina) ya que el lino es muy absorbente.
  • Limpia cualquier mancha cuando esté reciente, no esperes a qué se seque.
  • Es conveniente aclarar con mucha agua para eliminar todo el jabón, detergente y suciedad residual. Esto puede evitar la formación de las llamadas “manchas de la edad” que son causadas por la oxidación de la celulosa (componente principal del lino).
  • NUNCA retorcer para escurrir la prenda después de los lavados.
  • La mejor manera de mantener blanco el lino es tendiéndolo al sol.
  • La lejía y la secadora son los dos grandes enemigos del lino. No importa que se trate de lino de color blanco, debes tener en cuenta que este producto debilita la fibra y la amarillea.

Planchado:

  • Planchar el lino no es una tarea difícil si lo haces cuando está un poco húmedo. Después de haberle quitado las arrugas con la plancha debes dejarlo que termine de secarse solo.
  • Intentar planchar con el vapor de la plancha un lino muy seco será bastante menos eficaz que plancharlo húmedo.